Misión

La naturaleza crea el equilibrio, nosotros ayudamos a conservarlo

La Luna

“Estamos ligados a nuestro entorno y el hecho de cultivar la tierra para sacar provecho de sus beneficios conlleva la responsabilidad de cuidarla” Michael Gros

De siempre se ha dicho que las fases lunares ejercen una gran influencia en la agricultura y de una manera muy directa, determinando el crecimiento de unos vegetales más que otros, incluso el desarrollo vertical o la cantidad de savia.
Estos son algunos de los efectos que produce la influencia lunar sobre la vegetación.

El suelo

El suelo es la parte viva de la naturaleza de donde las plantas van a extraer todos los nutrientes necesarios para su desarrollo

 

En la Huerta PRADOANCHO, llevamos a cabo técnicas ancestrales que lo protegen y mantienen, lo cual se ve reflejado en la organoléptica de nuestros productos.

Lombricompostage natural: un suelo vivo es un suelo con lombrices.

Estiércol: tenemos la suerte de contar con dos estupendos compañeros que ayudan con esta labor, se llaman Cordobés y Miera, dos caballos que producen el abono de la forma más natural, con su estiércol.
Fermentados, macerados y purines de plantas: realizamos aplicaciones de preparados de plantas como Ortiga, Cola de Caballo, Ajo… Son excelentes fertilizantes y estimulantes naturales del suelo y además nos ayudan a prevenir o combatir las enfermedades de forma natural.
Bicarbonato de Sodio, Aceite de Neem y Jabón Potásico, Cenizas: muy eficaces para equilibrar el suelo y como insecticidas naturales.
Plantas que curan plantas: previenen enfermedades y combaten ataques de insectos: cebolla, ortiga, ajo, cola de caballo, consuelda, diente de león.


Rotación de cultivos:
importante para no desequilibrar el suelo y evitar la multiplicación de parásitos, y enfermedades de las plantas.
En PRADOANCHO conviven además diferentes tipos de anfibios y reptiles que mantienen a raya a insectos depredadores. Las mariquitas que viven en nuestra huerta se encargan del pulgón, las abejas que vienen cada primavera nos ayudan con la polinización. Se trata de conservar ese equilibrio.