No son solo acelgas

Las Acelgas de PradoAncho provienen de una semilla tradicional, de las de toda la vida, sin modificaciones ni químicos asociados. Esto hace que cada hoja sea de un tamaño, porque son naturales (nos extrañamos cuando vemos hojas idénticas o frutos perfectos, todos iguales en tamaño y en color).

De momento contamos con dos clases de acelgas: de penca blanca y de penca roja, inundando de colores nuestros platos. Viven entre lechugas, col kale y repollos, al aire libre y se riegan con la lluvia primaveral.

Porque no es solo comprar acelgas, es darse un paseo por el campo hasta llegar a la huerta, es hablar con el agricultor sobre su cultivo rodeados de naturaleza, es elegir lo que comes y si quieres, cosecharlo tu mismo. Fomentas el consumo de variedades locales y cuidas de quien cultiva lo que comes, recibiendo una retribución justa, sin intermediarios.

«El problema de la agricultura actual, es que no es un sistema orientado a la producción de alimento, sino a la producción de dinero». Bill Mollison